“En Uniatlántico no entra nadie por recomendación política”...

Versión para impresiónSend by emailVersión en PDF

“En Uniatlántico no entra nadie por recomendación política”: Ana Sofía Mesa

La rectora de la Universidad del Atlántico, Ana Sofía Mesa, considera que uno de sus logros ha sido la autonomía de la institución de educación superior y el hecho que desde hace siete años, cuando llegó al cargo, la institución no volvió a reportar déficit financiero.

¿Qué le dice a sus detractores que están pidiendo su salida de la Universidad por retiro forzoso?
Creo que hay que respetar la Ley y que en el momento en que salga mi pensión y esté en nómina, yo me voy.

¿Pero ya presentó sus documentos para obtener su pensión?
Aún no he metido los papeles pues tengo un tiempo para hacerlo.

Sus detractores también alegan que la U ha sido mal manejada administrativa y financieramente. ¿Cuál es la real situación de la institución?
Hicimos un comparativo 2008-2000 y los ingresos son iguales, los gastos disminuyeron, los estudiantes pasaron de 8.500 a 19 mil, tenemos tres programas acreditados, tres doctorados y 10 maestrías.

El sindicato de trabajadores afirma que usted tiene una nómina paralela y que tiene a muchos trabajadores sin funciones. ¿Es eso cierto y por qué?
Yo no tengo nómina paralela, tengo órdenes de prestación de servicios en lugar de funcionarios de carrera porque no tenemos recursos suficientes para hacer concurso de carrera y todos los trabajadores tienen funciones.

¿Por qué usted dice que la clase política tenía capturada la institución cuando asumió el cargo en 2006?
Creo que no han interpretado correctamente lo que dije, yo dije que había que defender la autonomía de la universidad, anteriormente las universidades eran establecimientos públicos, ahora son entes autónomos después de la Constitución, eso significa que no tienen injerencia del poder público ni del poder político y eso fue lo que traté de hacer, de recuperar la autonomía.

¿Tiene autonomía en este momento?
Creo que sí, creo que hay gente de todas las corrientes políticas y de pensamiento, pero no entra nadie a la universidad porque sea recomendado por X, Y o Z persona.

¿Cómo estaba repartida políticamente la Universidad? 
Ahí había de todo, de todos los grupos políticos que hay en el Atlántico, había gente en la universidad, como en los establecimientos públicos que hay injerencia política, en la universidad también la había.

¿La Universidad también se la tomó el paramilitarismo?
Una época, cuando supe que había, sucedió lo más grave del paramilitarismo y hubo gente que se tuvo que ir, que hubo amenazas, que hubo muertes.

¿Cómo hizo para sacar todas esas fuerzas de la institución de educación superior?
Tuve mucho apoyo del Consejo Superior, del Gobierno Nacional en cabeza del presidente Alvaro Uribe, de la ministra de Educación del momento, de la actual ministra del Transporte, Cecilia Álvarez, que era miembro del Superior, y ese apoyo del gobierno nacional del consejo superior y del gobierno departamental en su momento en cabeza de Carlos Rodado, permitió que la universidad saliera adelante.

¿Cuáles son los logros de su gestión administrativa en la Universidad?
Administrativamente, hemos logrado que durante casi siete años no se haya generado déficit financiero en la universidad, que hayamos pagado un alto porcentaje de las acreencias que se generaron, solamente se deben 45 mil millones de pesos, que hayamos podido pagar a los profesores, pensionados y administrativos durante este tiempo sin atrasarnos, y también logramos acreditar a la universidad con el ISO 9000. Y en lo académico, hemos aumentado el número de estudiantes, no había maestrías ni doctorados, ahora hay tres doctorados y 10 maestrías, hemos acreditado tres programas y estamos esperando la acreditación del próximo, que es entos días que vienen los pares, la idea es acreditarlos todos, los grupos de investigación se han incrementado, en Bienestar hemos apoyado las monitorías estudiantiles y las exenciones de matrículas a los mejores estudiantes de cada curso, los deportistas y de actividades culturales, sino también para todas las comunidades afrocolombianas, raizales, indígenas que no pagan matrícula.

¿Qué obstáculos ha encontrado para realizar su labor?
Obstáculos normales en una universidad que es tan compleja donde se mueven tantas fuerzas como son los sindicatos, los docentes, los estudiantes, distintos grupos de presión que hay en cualquier universidad pública.

Muchos de sus detractores no le perdonan que usted haya denunciado las pensiones millonarias que tenían desfalcada a la Universidad...
Esas demandas que yo puse contras las pensiones eran un requisito obligatorio para que el Ministerio cumpliera con su convenio de concurrencia, y se demandaron con una premisa que para la universidad era transparente cualquiera que fuera el resultado.

¿Con la toma de la sede de la rectoría desde dónde está operando usted?
Desde mi apartamento, tengo computador y hago trabajo a distancia, la gente viene aquí, me mandan lo que tengo que firmar, me reúno y voy a los sitios donde tenga que ir.

¿La Universidad está paralizada? 
La Universidad está funcionando académicamente bien, tiene dificultades con las dependencias que están tomadas, que son la rectoría, la secretaría general, relaciones internacionales y la oficina de planeación.

¿Qué le dice a los huelguistas?
Les digo que las vías de hecho una las aplica cuando no es capaz de utilizar el estado de derecho, que uno puede pensar distinto que mucha gente, pero que la universidad es la esencia, es la pluralidad, es la diferencia y las cosas se resuelven en un diálogo amplio serio y sin necesidad de las vías de hecho.

¿Siente que su vida corre peligro?
Hasta ahora no he sentido eso, creo que es una cosa que es agresiva pero contra el trabajo, no contra la persona, ojalá que no.

A usted han tratado de moverla, pero sigue ‘atornillada’. ¿Cuántos gobernadores han pasado desde que Ud. llegó a la Universidad?
Tres gobernadores, han pasado desde que llegué a la Universidad, el doctor Rodado, el doctor Verano y ahora el doctor Segebre, pero no estoy atornillada. Con el doctor Rodado me fue muy bien al comienzo, pero hubo un momento de crisis donde perdí el apoyo de él. Con el doctor Verano me parece que no se manejó bien, no conmigo, sino con la universidad, hubo varias cosas que fueron de alguna manera atentatorias contra la universidad, como fue lo del Colegio Barranquilla, como fue no reconocer que con la estampilla no se puede pagar funcionamiento, como haberle dado contratos a la CUC y la Simón Bolívar y no darle contratos o proyectos a la universidad.

¿Con qué apoyo cuenta usted para seguir al frente de la institución?
Creo que cuento con el apoyo de la Ley.

¿Qué ha pasado con la estampilla Pro Ciudadela? y ¿cómo van las obras?
Hay una dificultad con la estampilla desde que la crearon. Por un lado que se paga funcionamiento y por otro lado que los recursos los maneja la Gobernación, eso solo de por sí ya le quita un montón de recursos porque las universidades no pagamos IVA. Si uno pone como un promedio de $15 mil millones al año que son para obras de la universidad, el 16% de eso da unos 2.500 millones al año durante todo el tiempo a pesos de hoy sería un montó de plata que se podría invertir en laboratorios y otras cosas. Lo segundo es que las universidades no tenemos que cumplir Ley 80 y se agilizaría el manejo de los recursos si la universidad los maneja y no la Gobernación que tiene un procedimiento más largo.

¿Le ha tocado reintegrar personal que removió de su cargo?
Si, me ha tocado reintegrar personal, no tengo la cifra, la mayoría por tutelas de retén social y algunas de ellas que es el caso del argumento de la toma, 10 de ellas fueron revisadas por la Corte Constitucional que consideró que no cumplían el principio de inmediatez razón por la cual no se podían reintegrar.

¿Hace cuánto no hay paro ni hechos violentos en el Alma Máter?
Hechos violento ha habido, pero aislados, recuerda lo de las cámaras, algunas tomas a la rectoría. pero paro hubo el año pasado, el mismo que hubo en todas las universidades por la reforma, pero sin embargo, la universidad alcanzó a hacer los dos semestre. En este tiempo desde que yo llegue se han hecho los dos semestres anuales.

¿Qué le recomendaría a la persona que vaya a sucederla en el cargo?
Que se acuerde que la universidad es pública y que es fundamental en el desarrollo del departamento, que mire otras regiones donde las universidades son consideradas tacitas de plata.

¿Por qué piensa que hay un grupo que está pidiendo tan desesperadamente su cabeza? 
No tengo pruebas pero pienso que debe haber intereses externos en que yo me vaya de la rectoría, hay una variable muy importante y es que el año entrante es año electoral y la contratación de la universidad pueden colaborar con sus campañas políticas.

Fuente: El Heraldo

Su voto: Ninguna Promedio: 3.3 (12 votos)